La historia de Patricia

Desde que descubrí el clímax de mi placer, ser una Escort se volvió mi identidad favorita.Lo que me hace amar mi trabajo, o mejor dicho, vocación es que conozco cada sensación sin necesidad de involucrar mis sentimientos.Desde muy niña me dedique llenarme de placer, recuerdo que a mis 10 años tuve inconscientemente mi primer orgasmo, solo dándome placer con el borde de mi colchón, frotando mi clítoris una y otra vez hasta irritarlo y correrme. Fue divino y exquisito, quería sentir más.A los 16 empecé a dedicarme a una vida muy satisfactoria para mí, me volví una Escort, pero a pesar de mi corta edad, entendía que debía hacerle a mis clientes y como explotar el clímax al máximo.

No tengo nada de pudor y a estas alturas soy una de las Escort más solicitadas. Mi experiencia ha sido la más exquisita. Me encanta sentir los miembros de mis clientes con fuerza penetrándome, me gusta lo que obtengo por mis servicios y me encanta volverlo locos con tan solo probar sus miembros.Uno de mis clientes, el más frecuente es un muchacho, el cual desconozco su historia. Este cliente en particular se ha dejado de tabúes conmigo y se sumergió en el fondo del placer. Recuerdo una noche, donde me pasaron un mensaje de texto diciéndome “Venus, esta noche pagaron una gran cantidad por tus servicios ¿Estas disponible?” Era su primera vez contratando los servicios de una Escort.Si bien es cierto cuando leí el mensaje sentí mucha curiosidad por saber quién era el hombre que ansiaba tanto de mis servicios, En Zaragoza la gente es un poco reservada con estos temas, pero cada hombre y mujer que se oculta, internamente está encerrando un demonio lujurioso.

Cuando llegue mi casa de trabajo, inmediatamente me dijeron que la persona estaba esperando por mí. Cuando lo vi en la habitación él estaba nervioso, era un muchacho que buscaba desesperadamente romper las reglas de la sociedad ya que venía de una familia rica pero reservada, cuando cerré la puerta el giro rápidamente, como si lo hubiese descubierto. Estaba sorprendido al verme porque yo estaba en un babydoll blanco, lo cual resaltaba mi tono de piel y mis ojos color ámbar verdosos, cuando vi su expresión sonreí y me acerque a él extendiéndole mi mano, la acepto y pude notar que su mano estaba fría, lo arrime hacia la luz y puse sus manos en mi culo, lo mire firmemente y agarre su cara y le dije “No tengas nervios de algo que se apoderará de tu vida”, el me miro y parpadeo y seguidamente lo lleve hacía la cama, desabroche sus pantalones y le empecé a probar su dotado miembro para darle lubricación, mirándolo fijamente metía y sacaba de mi boca su dote, donde el gemía de placer, inmediatamente mordí sutilmente la cabeza de su miembro y apreté sus bolas, obtuve una respuesta le indique que se acostara para luego rozar mi vagina sobre su voluptuoso pene erecto, ambos estábamos disfrutando del roce y la presión que se sentía, estaba tan mojada que mí no sentía mi ropa interior.

Rápidamente nos desvestimos y me monte encima de él, agarra su miembro y lo metí de una en mi vagina, el gemía de placer al sentir como me movía encima de él y como chocaba fuertemente, me acerque a él y le mordí los labios, seguidamente le dije que se parara y que me penetrará metiendo su empapado y enorme erección por mi vagina mientras que con sus dedos fuera penetrando mi culo, siguiendo mis órdenes me penetro y le dije que lo hiciera fuerte mientras poco a poco me mojaba muchísimo más, estando en esa posición lo arrastre hacia la pared y me pegaba más hasta su miembro, haciendo movimiento circulares y precisos, gimiendo fuerte sentí como se corría dentro de mí y eso me excitaba más, entre sus gemidos y los míos, sentí como llegábamos divinamente, expulsando todo su semen con la ayuda de un squirt.

Y así fue como este cliente dejo de ser cohibido y hoy en día el me folla con mucha más fuerza. Amo ser la Escort más deseada de Zaragoza.

 

 

Exclusivo por Richm_a en:

2017-05-23T19:59:19+00:00